Tu cerdo es más grande | SANDRA BARNEDA | WEB OFICIAL | Periodista. Presentadora de Tele5. Escritora
16220
post-template-default,single,single-post,postid-16220,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Tu cerdo es más grande

En un momento donde las divisiones afloran, me da por pensar en los muros físicos como el de Berlín que hace 28 años fue derruido pero todavía se recuerda como el muro de la vergüenza. El mismo sentimiento me dan los deseos de muro de Trump en la frontera con México y su grito de guerra al respecto. Confieso y, a riesgo de crítica, que los muros sólo me gustan cuando llevan frases escritas que remueven la consciencia colectiva como “ Algunas palabras abren heridas, otras caminos”-

 Aunque intente no hablar del conflicto de Cataluña, se cumple la frase de que todos los caminos llevan a Roma y, aunque no lo sea, parece que vaya a hablar de Cataluña. He decidido no hacerlo, conscientemente por reacción, porque parece que no existe otro tema que no sea ese. He decidido poner un muro y quedarme un tiempo ‘En Cuarentena’. Mientras, podemos hablar de otros muros peores como los invisibles que cuestan de romper, porque primero hay que hacerlos visibles y, para ello, deben ser aceptados por la mayoría. El Foro Económico Mundial ha advertido esta semana que la brecha salarial entre hombres y mujeres persiste. La de poder, por ejemplo político, calculan que podría tardan un siglo en estar bien repartida. A la económica le calculan como mínimo el doble ¿Tiene alguna lógica esta desigualdad? Si bien es cierto que ponemos el grito en países donde simplemente por ser mujer tienes menos derechos, por ejemplo que un robot. Ocurre en Arabia Saudí donde las mujeres han protestado al dársele al primer robot, Sophia, la primera ciudadanía del mundo. Libre de velo y de acompañante. Lo cuento como alarma de lo que sucede en el mundo con las mujeres y su camino a la igualdad.

Todos sabemos que la situación de India, Pakistan o Irán no está ni en pañales. Pero en los países, considerados evolucionados, persiste ese muro invisible que levanta pancartas pero consigue pocos resultados. La actriz Emma Stone que protagoniza la película sobre el primer partido mixto de la historia del tenis, insistía de la desigualdad injustificada de sueldos en Hollywood, lo mismo que en cualquier profesión. Las excusas de la maternidad y el descenso de la disposición de la mujer en el trabajo después de ser madre son retrógradas y fomentan el mantenimiento de ese muro invisible económico. Una sociedad que da obligaciones, responsabilidades por igual a ambos géneros jamás permitiría discursos de este tipo. Quizás debiéramos comenzar a educar desde la verdad y no educar desde el maquillaje.

Aunque existieran titulares tendenciosos que hablaran de educación feminista. Que ocurriría si a la niñas le dijeran desde pequeñas que, por ser niñas, tiene el hándicap de que trabajen en lo que trabajen tienen un alto porcentaje de acabar cobrando menos. Sería bueno para concienciar que no se deben tolerar discursos facilones, que inducen a unos patrones de hombres y mujeres del siglo pasado. Cuando la balanza está descompensada hacia un lado suele ocurrir que el mismo lado sea el que trate de impedir el equilibrio con discursos consentidos, leyes poco igualitarias y sociedades donde el peso familiar sigue recayendo subjetivamente en la mujer. Las mujeres no somos androides al servicio del humano.

Hace tiempo que dejamos de ser seres que vivían sólo para la satisfacción y el cuidado del hombre. Si queremos sentirnos plenamente autónomas, deberíamos ir mucho más allá de ‘dinero y habitación propia’ que hablaba Virginia Wolf. Deberíamos cuidar que nuestra hucha cerdito fuera igual y no más pequeña que la del hombre. Si la independencia económica dignifica, mirar a tu igual con el mismo tamaño de hucha también.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies