¿Por qué lo llaman matrimonio cuando debieran llamarlo VENTA? | SANDRA BARNEDA | WEB OFICIAL | Periodista. Presentadora de Tele5. Escritora
16249
post-template-default,single,single-post,postid-16249,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

¿Por qué lo llaman matrimonio cuando debieran llamarlo VENTA?

Los niños no son un juguete, ni son soldados, ni son adultos…Los niños son niños y deben estar protegidos por ley de la mano de los adultos. Se ha puesto la voz de alarma en Irak, a una nueva ley que podría legalizar los matrimonios para niños hasta nueve años ¡Hasta nueve años! Esta ley permitiría a los clérigos musulmanes de sectas acordar matrimonios de conveniencia, asaltando todos los derechos de los niños, sobretodo de las niñas. Permitiría, bajo ley, el abuso de menores, obligados a abandonar sus casas y practicar sexo. Algunas de las sectas del país, se justifican, alegando que la mujer de Mahoma tenía 9 años cuando se casó. Activistas de distintas organizaciones sociales se han unido en un documento de protesta para evitar que la ley se apruebe y se retrocedan 50 años los derechos alcanzados.

En Irak, la edad legal para contraer matrimonio es 18 años, pero en ocasiones consideradas ‘urgentes’, un juez podría permitir que se casaran niñas de hasta 15 años. Parece mentira que sigamos permitiendo, a nivel global tales atrocidades. No sólo ocurre en Irak, son hasta 50 países los que ven el matrimonio infantil concertado como LA VÍA para solucionar los problemas económicos de la familia. ¿Por qué lo llaman matrimonio cuando quieren decir VENTA?.

Según un estudio de UNICEF de 2006 -han pasado 11 años, hemos mejorado en tecnología pero poco en corregir la barbarie humana- 60 millones de niñas podrían estar casadas en el mundo, sin derecho a educación ni a decisión propia ¡60 millones de niñas! Más niñas que la población total de España…y lo peor es que sigue ocurriendo. Ellas son consideradas un estorbo, una carga, una boca que desean dejar de alimentar cuanto antes y por ello son casadas de formar tan temprana. Se deshacen de ellas y poco les importa si son abusadas sexualmente o, como en muchas ocasiones, se terminan suicidando. “ Son más propensas a recibir palizas de sus maridos y se ven obligadas a tener relaciones sexuales cuando ni si quiera se han desarrollado como mujeres”Son declaraciones de un activista de Derechos Humanos, que no dejan de poner la voz de alarma de lo que sucede, con la mirada hacia otro lado de la comunidad internacional. Estamos hablando de niños, sobretodo niñas, que desde que nacen, prácticamente son condenadas a una venta y abuso sin control. Muchas de ellas son encerradas durante semanas en hoteles para abusar sexualmente de ellas y, a posteriori son abandonadas o retornadas a las familias. Una atrocidad conocida que, aprovechando este proyecto de ley en Irak vuelvo a poner sobre la mesa. ¡60 millones de niñas!

Quizás durante unos días, cuando mires a menores, darás gracias al cielo de no pertenecer a uno de esos 50 países del mundo donde se las explota bajo consentimiento de ley. Quizás durante unos días te vengan a la memoria ellas, seres inocentes, nacidas en familias pobres, abandonadas por todos, que intentan como pueden sobrevivir a su salvaje realidad. Yo me quedo con la angustia de la impotencia, con la rabia de pertenecer a un mundo que consiente arrancarle la vida a los menores por ¿dinero? ¿placer? ¿religión?



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies