Realidad Tuneada | SANDRA BARNEDA | WEB OFICIAL | Periodista. Presentadora de Tele5. Escritora
16686
post-template-default,single,single-post,postid-16686,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Realidad Tuneada

El retoque de fotografías ha dado mucho que hablar esta semana con el mal arreglo publicado por Kim Kardashian en su Instagram @kimkardashian. Al modificar su figura no reparó que al fondo de la imagen quedaba un coche deformado y, eso le ha valido para recibir centenares de críticas. No ha sido la primera ni será la última que se ha olvidado de revisar tras el retoque; ya le pasó a Linsay Lohan, Britney Spears o Beyoncé. Tampoco hay que llevarlas a la quema ni victimizarlas, porque ser profesional del tuneo no es fácil y lleva muchas horas por delante.

El tema comienza a ser algo común y no sólo en las famosas. Algunas de las apps más solicitadas son precisamente para moldear la figura, clarear y alargar el rostro y potenciar aquello que deseemos de nuestro físico. Acusar a un fan del ‘delito’ tal y como ha hecho Kardashian sí que es para el enfado, el cabreo y la mofa de la prensa. Aunque siga la campaña de la belleza al natural, sin maquillaje de muchas famosas; la última Cristina Aguilera en la portada de la revista Paper –“Estoy en el lugar, incluyo musicalmente, donde es liberador poder desnudarlo todo y apreciar quien eres”– la presión por mantenerse en una figura diez y una cara de veinteañera sigue provocando que escondamos nuestro verdadero rostro y nos avergonzemos de nuestro cuerpo.

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies