Sáhara Occidental: Agujero de silencio | SANDRA BARNEDA | WEB OFICIAL | Periodista. Presentadora de Tele5. Escritora
16295
post-template-default,single,single-post,postid-16295,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Sáhara Occidental: Agujero de silencio

Hay agujeros negros de la física y agujeros negros del silencio que actúa como buen censurador y se lo traga todo. Uno de los agujeros negros del silencio es el Sahara Occidental. A pesar de que esta semana se celebró en el Parlamento Europeo la jornada ‘Violaciones por los Derechos en el Sahara Occidental’, todo lo concluido o tratado se lo ha tragado el agujero. Apenas unos breves destacados y algunas noticias y ¡Ya! Seguimos en las mismas que todos los años, y esto se parece más a contar ovejas o al día de la marmota que a la intención real de arreglar el conflicto que lleva años metido en ese agujero silenciado. Me ha alegrado que el eldiario.es haya decidido ahondar en el tema e incluso haya metido a modo de reflexión la “(i)responsabilidad” de todos por nuestro espaldarazo a su sufrimiento.

El Sahara Occidental no es una tierra rica, pero precisa de la misma atención que el resto. Desde hace cincuenta años reclaman algo de lo que se habla mucho estos días por estos Lares: el derecho a un referéndum de autodeterminación en el que el pueblo saharaui decida sobre su futuro político, independiente o integrado en Maruecos. Mientras se decide la comunidad internacional, decenas miles de personas llevan más de 40 años viviendo en campamentos como refugiados en medio del desierto, dependiendo de la cooperación para abastecerse porque ahí lo único que crece es la arena.

Los jóvenes alimentan su esperanza de quienes les visitan y les cuentan cómo es su país o los lugares donde han estado ¡Yo viajo a través de tus ojos! Me dijo hace años nuestro guía, un muchacho joven, cuando fui al Festival de Cine del Sáhara.  La llama de la esperanza recorre direcciones opuestas a la llama del olvido; cuanto mayor es una menor es la otra. La falta de perspectivas es notoria, pero eso no es lo único con lo que deben lidiar los saharauis. Desnutrición infantil, alto índice de mortalidad en los partos…Y todo por qué? Porque se ha decidido que ese sea un agujero negro silenciado que lleva desde noviembre de 1975 incrementando su profundidad sin que los gobiernos de España y de Marruecos se decidan a actuar; sin que la comunidad internacional les obligue a actuar.

El tiempo sigue pasando, incrementando el reloj de arena del olvido, frente al de la esperanza y las perspectivas de que un día, la que fue la última colonia de África, sea declarado territorio autónomo. Todos gozamos de la (i)responsabilidad de hacerlo posible o seguir negando la evidencia: sufrimiento de decenas de miles de personas eternizadas en un limbo donde sólo reciben la vulneración reiterada de sus propios derechos humanos. No es necesario decirlo más alto, pero sí dejar de silenciarlo, de taparlo, de convertirlo en la nada, en el olvido.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies