The Walking MAY -La feminidad no es un defecto de fabricación- | SANDRA BARNEDA | WEB OFICIAL | Periodista. Presentadora de Tele5. Escritora
15806
post-template-default,single,single-post,postid-15806,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

The Walking MAY -La feminidad no es un defecto de fabricación-

No es un secreto a voces que unos carden solo la lana y otros la paja: los políticos son una raza que se aferra a la silla, escaño o puesto de poder, incluso después de ser anunciados como muertos, profesionalente hablando, claro. Lo distinto es pensar que más allá de nuestras fronteras, a los señores poderosos les cuesta colgar las botas. En el Reino Unido la cuenta atrás desesperada para alcanzar el acuerdo de nuevo gobierno se agota, y la conservadora Theresa May se transforma poco a poco en una zoombie de The Walking Dead para dejar de habitar en Downing Street. Nos quejábamos nosotros de los nueve meses sin gobierno y la convocatoria de nuevas elecciones, cuando allí podrían precipitarse las cuartas en menos de dos años. Parece que a los ingleses no les está resultando fácil encontrar un líder que capitanee la salida de la UE. Atrapados en el Si al Brexit, miles de ciudadanos ven con mucha incertidumbre la falta de liderazgo para acometer la salida al mercado libre y alcanzar acuerdo para libre mercado con Europa. En cuanto a libre tránsito de personas, May lo dejó claro –“Continuaremos atrayendo a los mejores y más brillantes a trabajar y estudiar en Reino Unido”, dijo, “pero recuperaremos el control del número de personas que vienen al país desde la UE”. Una manera muy cínica de plantear el cierre de fronteras y entrada masiva de inmigrantes.

Lo que ocurra en las negociaciones para la salida del Reino Unido de la UE lo viviremos los próximos meses. Lo importante y urgente es ver la salida que va a tener Theresa May y sus intentos desesperados por alcanzar gobierno. Ha levantado todo tipo de comentarios, incluso un más que comentado fuegocruzado vía Twitter entre @Jk_Rowling a comentarios ofensivos contra la primera ministra. No es la primera vez que la célebre escritora utiliza su cuenta de Twitter para responder con artillería pesada a tweets cargados de dinamita. A pesar de que la autora de Harry Potter es contraria al Brexit y próxima al partido laborista, no ha podido evitar responder con, nada menos que, 14 tweets a la cantidad de mensajes machistas que está recibiendo Theresa May por su gestión de la anterior comentada crisis. Lo leía ayer noche desde el Twitter de @telva atónita a la cadena de mensajes que comenzaban por este –Sólo dejé de seguir a un hombre al que creía listo y divertido porque llamó puta a Theresa May– y seguía “si no puedes no estar de acuerdo con una mujer sin llegar a usar todos esos viejos y sucios insultos, échate un vistazo a ti y a tu política– Reconozco que me puse a aplaudir yo sola ante la retahíla de respuestas de Rowling, que desde su cuenta con más de 9 millones de seguidores, dio ejemplo a lo que no se debe tolerar. Pues ¿Acaso Cameron recibió semejantes comentarios por su inoperancia/soberbia por haber convocado el referéndum BREXIT si o no?

Y prosigo exponiendo algún otro Twitt de @jk_rowlingEstoy harta de todos esos hombres ‘liberales’ cuya máscara se desliza cada vez que una mujer les desagrada, usando inmediatamente palabras crudas, humillantes asociadas a le femineidad, actuando como misóginos de la vieja escuela que se enorgullecen de si mismo por creerse muy valientes– y prosigue rematando –“No importa si estamos hablando de Theresa May, Nicola Sturgeon, Kate Hooey, Yvette Coopper o Hillary Clinton: la feminidad no es un defecto de fabricación. Si la respuesta a una mujer que te desagrada es llamarla un sinónimo de su vulva o compararla con una prostituta: asúmelo: no eres un progresista. Estás a pocos pasos de los que se esconden detrás de la rana de los dibujos” (en referencia a PePe, el símbolo de la extrema derecha)-

No puedo dejar de admitir que cada día me gusta más @jk_Rowlling pues, con toda la fama y el dinero que tiene, no sucumbe a lo políticamente correcto, para evitar el rocío de críticas en redes o medios digitales. Ella se expresa con claridad y defiende lo importante. Destaco la frase: la feminidad no es un defecto de fabricación para retenerla y que incluso algunos se la tatuaran en la sien.

Lo cierto es que más allá, del sexo, la primera ministra Theresa May, tiene un defecto de fábrica común a los políticos: como decía, desear quedarse en la silla cuando todos ya la dan por muerta. Aunque, las resurrecciones se producen. Por poner ejemplos tan dispares, véase el caso de Pedro Sánchez o el propio Berlusconi.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies